Jueves, Julio 18, 2024
Text Size

La crisis de 1929. Texto. Hiperinflación (II)

Por otra parte, gente que gastó su dinero en comprar, ya sean casas, cuadros, diamantes, automóviles, por lo menos tienen las cosas que compraron. Y también quienes pidieron prestado para comprar cosas. Bien, damas y caballeros, mientras más se endeudaron, mientras más pidieron prestado, mientras más compraron, ¡ más ricos son hoy!  Todas las normas que aprendimos en la escuela carecen de valor. ¡ Estar endeudado es una virtud ¡ El ahorro es una tontería.  ¡Y las personas que siguieron las siguieron las normas se ven estafadas y traicionadas, mientras que quienes las violaron se enriquecen! El mundo está al revés y me pregunto si ustedes comprenden realmente lo que significa. Significa que estamos en una revolución algo peor que todo lo que vimos en 1918. Entonces vimos a las masas en las calles, vimos banderas creímos que Liebknecht y Rosa Luxemburgo y los espartaquistas iban a quitarnos nuestras propiedades .

¡Pero hoy es el mismo Reichbank el que lo ha hecho!

Oh conozco todas las razones: Versalles y las indemnizaciones,los franceses en el Ruhr. iPero conocer las razones no nos ayuda! Los franceses no están imprimiendo ese papel moneda. Lo hacemos nosotros.

¡Nosotros mismos estamos destruyendo nuestro país!

Excelencias, no soy ministro ni soy banquero, ustedes son los ministros, ustedes son los banqueros, ustedes, caballeros, que esta tarde están en esta terraza, pueden hacer más que nadie en Alemania para detener esta locura, y yo aprovecho para implorarles: iDeténganla'

 

Arthur R. G. SOLMSSEN, Una princesa en Berlín, 1980

ERASMUS +